Ir a: Menú de sección | Menú principal | Pie | Inicio de la página


Informes Sectoriales

 

Carnaval 2011, estabilidad y precios ajustados

11/11/2010

La campaña de Carnaval 2011 se acerca, y desde Juguetes B2B hemos querido conocer la opinión de fabricantes y detallistas. Según los resultados obtenidos, llegamos a la conclusión que ésta será una temporada marcada por la estabilidad, comparándola con las últimas campañas. Continúa la tendencia de desestacionalización de las ventas y reducción de precios. El próximo Carnaval estará condicionado positivamente por la fecha de la celebración: a principios de marzo.

La campaña de Carnaval 2011 se acerca, y desde Juguetes B2B hemos querido conocer la opinión de fabricantes y detallistas. Según los resultados obtenidos, llegamos a la conclusión que ésta será una temporada marcada por la estabilidad, comparándola con las últimas campañas. Continúa la tendencia de desestacionalización de las ventas y reducción de precios. El próximo Carnaval estará condicionado positivamente por la fecha de la celebración: a principios de marzo.

En base a las encuestas realizadas al grupo consultor, formado por fabricantes y detallistas, consideramos que las ventas en el mercado de disfraces y complementos están marcadas por la estabilidad. En cuanto a los fabricantes, la mayoría de ellos (44,4%) consideran que la situación actual es estable, teniendo en cuenta los resultados de las últimas campañas. No obstante, no reina el optimismo, ya que un 33,3% opina que el mercado pasa por un mal momento, frente al 22,2% que cree que la situación es positiva. Sin embargo, la mayoría de ellos (66,6%) coinciden en que el principal factor que está influyendo en la situación del sector es la crisis económica. En este sentido, desde Creaciones Llopis aseguran que “se están manteniendo las unidades de venta, pero están bajando los precios. Debido a la actual situación económica, se venden productos más baratos con el margen muy ajustado, por lo que los beneficios son mas bajos”. José Antonio Galván, responsable comercial de Nines d’Onil Export, comenta que “la incertidumbre provocada por la situación económica hace que los clientes retrasen la realización de pedidos y limiten las referencias que adquieren a aquéllas que tienen mayor salida”. Además, algunos de los consultados consideran que no es la propia situación económica lo que más está afectando, sino el pánico y la inseguridad de la gente. En esta línea, desde Sanromà opinan que “la gente tiene miedo y prefiere tener el dinero en el banco. Si antes compraban 10, ahora compran 2, básicamente por temor”. Los detallistas prefieren que no les sobre nada en stock. Antes no importaba tanto. Se compraba, y si sobraba se guardaba como reserva. Actualmente, hay mucha cautela”. La misma opinión tiene Carlos Hernández, director comercial de la sección de Carnaval de Oliver Art, quien comenta que “psicológicamente, la gente tiene mucho miedo. Hay más miedo que falta de dinero. Y, entonces, nos hacen los pedidos muy tarde. De esta forma, tenemos poco tiempo para  prepararlos bien”. Sin embargo, un 33,3% de los fabricantes encuestados consideran que la situación económica no es el factor más importante que está influyendo negativamente en el sector. Incluso, algunos opinan que puede ser un aspecto positivo. Es el caso de Mayte Lira, directora general de Liragram España, quien asegura que “en época de crisis, el ocio y todo lo relacionado con las fiestas aumenta. Por lo tanto, la actual situación económica ha influido positivamente”.  

Igual que pasa con los fabricantes, gran parte de los detallistas coinciden en que la situación es estable. Aunque hay diferencias importantes de opinión entre el mercado de disfraces y el de complementos. Al respecto del sector del disfraz, casi la mitad (45,6%) considera que se está viviendo una coyuntura de estabilidad. Mientras que hay un 36,4% que cree que es un mal momento, frente a un 18% que se muestra más positivo. Sin embargo, hay más optimismo en cuanto a complementos se refiere. El 54,5% de los detallistas cree que la situación es estable, mientras que el 36,4% opina que es buena. Sólo el 9,1% adopta una postura pesimista. Aunque, en el caso de los detallistas, la inmensa mayoría (81,8%) opina que la crisis ha influido en las ventas y en el tipo de productos demandados. Por ejemplo, Carlos Aretxaga, gerente de Casa Aretxaga, considera que “debido a la crisis, la gente compra cosas más baratas y optan por hacerse sus propios disfraces. Por lo tanto, la situación económica ha favorecido la venta de complementos y accesorios”. Mª Pilar Bolea, propietaria de Bacanal, opina que “la gente  sigue comprando, pero gastan la mitad. Consumen menos, pero la cantidad de gente es la misma. Hay también una tendencia a reciclar y/o hacerse el propio disfraz. Además, la crisis influye sobre los resultados, ya que todo el mundo quiere captar a más clientela. Por lo tanto, se bajan los precios. El margen de beneficios es menor, pero tienes más clientes”. En cuanto a los más pequeños de la casa, Joaquim Mateu, de Articles de Festa, asegura que “cada vez vienen más niños a comprar material para hacerse sus propios disfraces. Una tendencia potenciada también por las escuelas”. Por otro lado, están aquellos detallistas (18,2%) que consideran que la crisis no se ha notado excesivamente en las ventas. Es el caso de Juan Pedro Cuñado, gerente de El Disfraz, quien comenta que “ha influido en el cambio de políticas de venta, ya que se venden disfraces más baratos, pero en cantidades superiores a años anteriores”. Carlos Fernández, de Welcome Fiestas, cree que “nuestro sector, el de Carnaval y fiestas, no está excesivamente tocado, como pasa con otros. Así que hay que resistir”.

Expectativas para Carnaval 2011

Las expectativas para la próxima campaña de Carnaval guardan una relación directa con la situación actual del mercado, según los expertos consultados. En cuanto a los fabricantes, casi la mitad (44,4%) considera que la venta de disfraces se mantendrá estable respecto a la temporada anterior, frente a un 22,2% que cree que se venderán más disfraces que en 2010, y un 33,3% que opina que las ventas irán a la baja. Respecto a la venta de complementos, hay más positivismo. Un 44,4% asegura que aumentará la venta de complementos y accesorios, frente a un 33,3% que cree que se mantendrá estable, y un 22,2% que opina que se venderán menos. José Antonio Galván, responsable comercial de Nines d’Onil Export, asegura que “previsiblemente, la gente buscará poder disfrazarse con el menor gasto posible. Por lo tanto, los accesorios y los complementos tendrán un papel fundamental”.

En cuanto a los detallistas, las expectativas para 2011 son mejores, aunque sigue predominando la opinión de que las ventas se van a mantener estables en comparación con 2010. Un 36,5% de los consultados hace una previsión de que la venta de disfraces irá mejor durante la próxima campaña, mientras que un 45,5% cree que irá igual, y un 18% piensa que será peor. Respecto a los complementos, se respira un positivismo especial. Mientras que un 54,5% de los detallistas asegura que se venderán más, sólo un 27,5% piensa que se mantendrán estables, y un 18% opina que se venderán menos que en 2010.

Parte del optimismo del grupo de detallistas encuestados se debe a la fecha en la que caerá la campaña de Carnaval 2011. El año que viene, esta fiesta se celebrará la primera semana de marzo. De forma que habrá más tiempo, desde Navidad, para que los consumidores puedan recuperarse económicamente. Mª Pilar Bolea, propietaria de Bacanal, opina que “la fecha de Carnaval 2011 será buena, ya que no se junta con Navidad y, por lo tanto, la gente tendrá tiempo de recuperarse. La tendencia será buena, gastarán menos, pero habrá más gente que compre”. Joaquim Mateu, gerente de Mateu, Articles de festa, asegura que “habrá más tiempo también para los vendedores a la hora de preparar el género, a la vez que la gente estará mejor económicamente. Además, la gente joven habrá pensado bien lo que quiere. En definitiva, todo el mundo tendrá más tiempo y dinero”. Juan Pedro Cuñado, gerente de El Disfraz, cree que “cuanto más tarde caiga Carnaval mejor, hay más espacio para prepararlo y para vender. De hecho, por clima, el mes de junio sería ideal para celebrarlo, ya que la gente se animaría mucho más y se vendería el triple”.

Artículos para la próxima campaña

La mayor parte del equipo consultor coincide en que la próxima campaña de Carnaval estará condicionada especialmente por los precios. Si bien es cierto que la calidad, el diseño y los materiales son características importantes a la hora de decidir, ajustar los márgenes de beneficio será fundamental, ya que el presupuesto de la gente puede ser reducido.

Según los detallistas encuestados, los factores que priorizan los consumidores a la hora de la compra varían en función del target al que vaya dirigido el producto. En el caso de preescolar, la característica más importante es el material, según el 63,6% de los expertos. No obstante, los detallistas también consideran importante el precio (45,5%), el diseño (36,3%) y la calidad (54,5%). Mientras que para los productos dirigidos al público infantil, la mayoría opina que las características principales son el precio (45,5%), el diseño (45,5%), y la calidad (9%). Finalmente, para el target adulto, la mayor parte (72,7%) considera que lo más importante es el precio, frente a un 27,3% que opina que lo que más se valora es el diseño.

Los fabricantes también destacan el precio como factor fundamental. Pero, manifiestan la importancia de los materiales, especialmente en el público preescolar, y del diseño. Es el caso de Ismael Tena, director de marketing de Verbetena, quien asegura que “en cuanto a la venta para preescolar, los materiales son realmente importantes. Respecto al público infantil, marcan la tendencia el diseño y las licencias, ya que ellos juegan un papel importante en la decisión de compra. Finalmente, en los adultos impera el precio, debido a las actuales condiciones económicas”.

No obstante, algunos fabricantes destacan que en la próxima campaña el público optará por la calidad media de los productos y el precio medio-bajo. También seguirá la tendencia de fabricación propia y reutilización de disfraces, especialmente para el público infantil y adulto. Para los preescolares, se mantendrá estable la venta de disfraces de animales.
En cuanto a los motivos que más ha mencionado nuestro equipo consultor, destacan los clásicos, como: piratas, princesas, payasos, enfermeras, vaqueros y guerreros. Parece ser que los superhéroes también tendrán éxito entre el target infantil. En materia de complementos, los artículos que previsiblemente más se pedirán son: sombreros, tejidos para elaborar disfraces, pelucas y maquillaje.

Perfil del comprador

El perfil del comprador varía en función del target a quien va dirigido el artículo. En el caso de productos para preescolar, en la mayoría de los casos son los padres los que deciden, especialmente la madre. No obstante, los abuelos también juegan un papel importante, ya que en muchos casos son éstos los que adquieren el disfraz o complemento. Incluso, en ocasiones, es el propio niño el que incide en el proceso de elección. En este sentido, Carlos Fernández, de Welcome Fiestas, asegura que “el niño ayuda a escoger, ya que se le incentiva a ello. Incluso, hay gente que trae al bebé, le prueba varios disfraces y, cuando ve que el niño sonríe o hace una mueca, ése es el que se quedan. También nos sirve el catálogo, ya que funciona con los más pequeños, que se lo miran en casa y ayudan a decidir”.

En cuanto a los artículos para el público infantil, la tendencia es diferente. Quienes influyen más son los propios niños, aunque también juegan un papel muy importante los padres, sobretodo la madre. Sin embargo, entra en juego otro actor relevante: el centro académico. Josep Casanovas, propietario de Casanovas Sirvent, opina que “si el niño no lo tiene claro o no viene por encargo del colegio, los padres y los abuelos influyen bastante. Mientras que los padres aconsejan, los abuelos intentan influir directamente”.

Respecto a los adultos, suelen estar influenciados por la pareja y por los disfraces en grupo.
Por zonas, el equipo consultor asegura que las comunidades en las que se vende más son Andalucía, la Comunidad Valenciana y Canarias. Aunque Cataluña no se queda atrás, las ventas están menos estacionalizadas y se realizan más repartidas durante todo el año. Sin embargo, hay diferencias en cuanto al tipo de artículos. Un ejemplo es el caso de Andalucía, donde se estilan motivos más cómicos. El clima también influye en la decisión de compra. En este sentido, Vicente Llopis, de Creaciones Llopis, considera que “no hay comunidades concretas en las que haya un éxito excesivamente notable en comparación con otras, ya que dentro de cada zona influye mucho la población, si hay mayor o menor tradición de celebrar Carnaval. No obstante, lo que sí que se nota es que según el clima de cada zona se venden artículos más o menos abrigados”.

Licencias

El producto licenciado también tiene un papel relevante en la celebración de Carnaval. Sin embargo, varios encuestados coinciden en que la licencia tiene más peso en fiestas infantiles y en Navidad, y menos importancia en Carnaval. Patricia Santirso, encargada de Disfraces El Toldo, opina que “funcionan mejor fuera de campaña, aunque también tengan su espacio en Carnaval. A pesar de que no tengan una relevancia tan importante en dicha fiesta, hay que tenerlas en stock”. Mayte Lira, directora general de Liragram, asegura que “en las fiestas de cumpleaños, lo que prima es la licencia. Y, sobre todo, en el target infantil, ya que los niños tienen sus preferencias y personajes favoritos”. El producto licenciado tiene más salida entre preescolares y target infantil, mientras que el peso es mucho menor entre los adultos, a pesar de que varios detallistas han comentado que esperan vender licencias relacionadas con Piratas del Caribe.

Los artículos que nuestros encuestados consideran que tendrán mejor salida entre los preescolares son: Bob Esponja, Pocoyó y Mickey Mouse. Mientras que el público infantil prefiere licencias como Cars, Toy Story, Peter Pan, Batman, Superman, Princesas Disney, Blancanieves, Campanilla y Harry Potter. Los adultos que escojan productos licenciados, previsiblemente, se decantarán por los superhéroes habituales, a parte del ya mencionado Jack Sparrow.

No obstante, los detallistas destacan un inconveniente para la venta de artículos con licencia: el precio. Carlos Hernández, director comercial de Carnaval de Oliver Art, cree que “las licencias son más caras. Por lo tanto, hay una tendencia a que la gente compre productos parecidos. Se vende tanto para adultos como para niños, pero más en Navidad”.

Hábitos de consumo

El principal hábito de consumo a destacar es la desestacionalización de las ventas. El sector de Carnaval y fiestas está cada vez menos condicionado por el calendario. Los cumpleaños, las fiestas particulares, despedidas de soltero/a y Halloween son algunas de las celebraciones que más han contribuido a este fenómeno. Existe un consenso casi total entre fabricantes (87,5%) y detallistas (90%) en considerar que la estacionalidad va a la baja. José Antonio Galván, responsable comercial de Nines d’Onil, asegura que “se ha reducido la estacionalidad de este tipo de artículos. Además de Carnaval, existen otras festividades locales, en función de las zonas geográficas, que permiten el mantenimiento de las ventas durante todo el año. Por último, se nota un aumento en la celebración de Halloween. Todo ello ha permitido aumentar los periodos de tiempo durante el año para poder vender disfraces”.

Otro aspecto que han destacado varios detallistas es que la gente se está acostumbrando a regalar en Navidad disfraces y complementos que se utilizan posteriormente en Carnaval.

También hay una tendencia creciente a disfrazarse en grupo. Si bien es cierto que no es una práctica nueva, bastantes detallistas nos han comentado que va en aumento. Juan Pedro Cuñado, gerente de El Disfraz, comenta que “en Carnaval estamos vendiendo también a grupos y cuadrillas, de jóvenes entre 15 y 18 años, cuyo poder adquisitivo es bajo. Incorporamos disfraces mucho más económicos, pero de buena calidad”.

Joaquim Serra, de Fiestas Guirca, considera que “el cliente exige mucho más: mejor servicio, mayor stock, gran surtido y calidad de productos. Además, el mercado está madurando, por lo que se permiten muchos menos errores”.
Algunos fabricantes observan como hay una tendencia a la especialización. Los motivos que destacan son: la necesidad de personalización de los productos para satisfacer las exigencias de los consumidores, y la necesidad de competir con los comercios asiáticos. En cuanto a la competencia con los artículos baratos de baja calidad, Joaquim Serra, de Fiestas Guirca, opina que “hay un problema con estos productos. La entrada en el mercado de Carnaval de empresas multiprecio, que tratan el producto como uno más de los que tienen en su stock, puede perjudicar por culpa de tener que aplicar estrategias de márgenes mínimos de beneficio”.
Patricia Santirso, encargada de Disfraces El Toldo, hace una apreciación interesante al considerar que “se gasta menos, y se piensa más. La compra por impulso ha desaparecido prácticamente. El cliente viene hasta dos o tres ocasiones, para ver el producto, antes de decidirse a comprarlo”.

Tenemos encima una campaña de Carnaval que estará condicionada por la fecha, a principios de marzo. Por lo tanto, habrá que aprovecharlo. Al fin y al cabo, y a pesar de la situación económica, Carnaval es una fiesta que tiene un componente emotivo especial y el ticket medio no es demasiado elevado. n

Comparte:  
  • La Tafanera
  • delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

Ir a: Menú de sección | Menú principal | Pie | Inicio de la página